23/10/2017
REUTILIZACIÓN DE AGUAS RESIDUALES REGENERADAS
 

El agua es un recurso básico para la actividades humanas que demandan mayores cantidades y calidades. En un contexto de cambio climático en que el recurso se torna cada vez más escaso tienden a adoptarse medidas que contribuyen a una gestión más eficiente de los recursos hídricos.

Las medidas a considerar pasan por la aplicación de tecnologías que reduzcan o eliminen la carga contaminante de las aguas residuales de modo que permitan su vertido seguro en el medioambiente y también la posible reutilización de las aguas, convirtiendo el residuo en recurso.

La utilización de las aguas residuales tratadas en condiciones seguras y rentables puede suponer un recurso valioso que en la actualidad puede destinarse a riego de jardines, en la agricultura, usos recreativos y medioambientales. La gestión de este recurso mediante recarga inducida y artificial de acuíferos es otra posibilidad que plantea a su vez numerosas cuestiones que deben tenerse en cuenta.

IMDEA Agua y TRAGUANET han colaborado, junto con otras entidades, en la organización de unas jornadas que abordaron los aspectos ambientales, socieconómicos y legales que afectan a la recarga de acuíferos con aguas residuales regeneradas.

Las jornadas se han estructurado en los siguientes cuatro bloques temáticos:

- Tratamientos avanzados de las aguas residuales. Posibilidades y limitaciones para su uso en la recarga artificial e inducida
- Gestión y planificación de las aguas regeneradas mediante recarga inducida y artificial.
- Requisitos legales y ambientales de las aguas regeneradas para su uso en la recarga inducida y artificial.
- Coste económico y su repercusión ambiental y social.

En la apertura de las jornadas se contó con la presencia de Inmaculada Cuenca, directora general de Infraestructuras y Explotación del Agua de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, quien en su intervención remarcó la importancia de la configuración de competencias compartidas de las administraciones públicas y su colaboración para la correcta gestión de los recursos. También reseñó la importancia de afrontar desde diferentes enfoques los problemas de depuración en zonas de baja concentración de habitantes donde las grandes infraestructuras de depuración no son viables.

La reutilización de aguas residuales presenta diversos desafíos como la necesidad de aumentar la fiabilidad de los tratamientos, asegurar la sostenibilidad de las infraestructuras o garantizar la seguridad alimentaria en el caso de reutilización en agricultura.

Mª del Carmen Cabrera (investigadora de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria) señaló la necesidad de garantizar volúmenes y calidad en las aguas regeneradas para el uso en agricultura y la importancia de la diferenciación de tratamientos y calidades requeridas según para qué uso se vaya a destinar el agua residual.

En las jornadas también se abordó la problemática de los denominados contaminantes emergentes, destacando que debe llegarse a un consenso en cuanto a los compuestos que deben medirse dado que en este grupo se incluyen una gran variedad de compuestos cuya detección requiere analíticas costosas. Los tratamientos avanzados fueron repasados por Pedro Letón (investigador de la Universidad de Alcalá), que remarcó la necesidad de seleccionar los compuestos a eliminar para su correcto tratamiento.

Se presentaron resultados de experiencias prácticas y proyectos en los que se han utilizado aguas residuales tratadas en diferentes usos llegándose a conclusiones como que es mejor no aplicar directamente el agua residual tratada en ecosistemas acuáticos. Se ha observado una mejora de la calidad del agua en los casos en los que se ha aplicado a través de sistemas de lagunajes intermedios artificiales.

En el caso de la aplicación del agua residual regenerada para la recarga debe tenerse en cuenta que “el agua de recarga debe ser químicamente compatible con el suelo y el acuífero” señaló Lucila Candela, (investigadora de la Universitat Politècnica de Catalunya).

Los aspectos económicos, costes de producción y explotación, fueron abordados en las ponencias de Alberto del Villar (investigador de la Universidad de Alcalá) y Josefina Maestu (directora gerente de la Sociedad Pública del Gobierno de Navarra, Gestión Ambiental de Navarra S.A), mostrando que los costes de distribución de las aguas regeneradas suelen ser mayores que los de depuración, “son más caras las tuberías que los filtros” comentó Alberto. La regeneración de aguas residuales tiene sentido en aquellas zonas con escasez de recursos hídricos dado que si hay excedentes la regeneración es una opción más cara.

Las jornadas finalizaron con la intervención de Rafael Mujeriego (presidente de ASERSA, Asociación Española de Reutilización Sostenible del Agua), que presentó el exitoso caso del proyecto GWRS-Groundwater Replenishment System del Orange County Water District en California, siendo hasta la fecha el proyecto más grande de regeneración de aguas para la recarga del acuífero y el control de la intrusión salina.

Tras el cierre de las jornadas y de forma paralela se realizó la “3ª Reunión de la Red Consolider-Tragua. Conclusiones del período de ejecución 2014-2017” en la que se presentaron los resultados científicos de la red durante los tres años de duración y se debatieron las consideraciones e impresiones de los diferentes grupos de investigación.

El programa de las jornadas puede consultarse aquí